Historia

 

ESCUELA 4-076 “ARQ. CARLOS THAYS”

RESEÑA HISTÓRICA DE LA INSTITUCIÓN

La Comunidad de Fray Luis Beltrán, hacia fines de la década de los años 80, enviaba a sus jóvenes y adolescentes a las escuelas secundarias de Rodeo del Medio o localidades más alejadas, por lo que docentes y padres de la zona comenzaron a plantear a las autoridades de turno la necesidad de abrir una escuela secundaria en la zona.

La inquietud tuvo eco en las autoridades escolares de  entonces época en que era Ministra de Cultura y Educación de la Provincia la Señora María Abrile de Vollmer, a quien se le planteó la propuesta de abrir una escuela secundaria alquilando instalaciones al Instituto Don Bosco.

Hacia 1991, en la gestión del Director General de Escuelas profesor Domingo De Cara y del intendente el señor Francisco García. La Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Mendoza aprueba la creación de un establecimiento escolar de nivel secundario para la zona de Fray Luis Beltrán, para dar respuesta a la demanda de 8 escuelas primarias. Por ese proyecto de ley, la escuela comenzaría  a funcionar en el ciclo 1992 en el edificio de la Escuela JUAN CRISÓSTOMO LAFINUR.

En marzo de 1992 se firmó la resolución de creación de la escuela, la designación de su número y el establecimiento de la planta funcional correspondiente. Esa Resolución de creación es la 01235/1992 que dice”Créase un establecimiento secundario en el distrito de Fray Luis Beltrán departamento de Maipú.

La planta funcional original estaba compuesta por un cargo de director, uno de secretario, uno de preceptor, 100 horas cátedra para dos divisiones de primer año y un celador. Con esas dos divisiones y una matrícula de 76 alumnos, la escuela comenzó a funcionar en el local de la escuela Lafinur en el turno vespertino.

Hacia el año 1996 egresó la primera promoción de PERITOS ADMINISTRATIVOS CONTABLES, los primeros alumnos de la escuela.

Desde su creación hasta 1998, esta escuela era conocida como la 4-076. Por eso los integrantes de la comunidad educativa se abocaron a la tarea de pensar un nombre para la escuela.

Tener un nombre es tener identidad y la posibilidad de ser únicos en el mundo. Entre las múltiples propuestas, se impuso con fuerza la votación del nombre que hoy nos representa.

El nombre elegido es auspicioso, porque en _Carlos Thays se reúnen  los intereses y esfuerzos por concretar un mundo más sano, bello y mejor.

La propuesta con la selección del nombre se llevó a la Dirección General de Escuelas y con la Resolución 1086/1998 se resolvió imponer a la institución el nombre de “Arq. Carlos Thays”

Hacia el año 2000 la matrícula creció tanto que se abrió la quinta división de primer año.

La Comisión de padres y la comunidad en general gestionaron desde 1998  para que el Gobierno de la Provincia hiciera el edificio de la Escuela Secundaria.

Así fue que en el año 2000 se cumplió el sueño de la casa propia con espacios adecuados y la infraestructura que se requiere para una matrícula numerosa-

Con la Ley Federal de Educación ,en el año 2001, la escuela propuso a su comunidad dos Polimodales uno en Economía y gestión de las organizaciones con orientación en Pymes y microemprendimientos y el otro en Comunicación, Arte y Diseño.

En el año 2014 con la Ley de Educación Nacional, la escuela cambia los polimodales por Bachilleres y las propuestas son Bachiller en Economía y Administración y Bachiller en Informática.

Es una institución que crece sin prisa pero sin pausa, de un matrícula de 76 alumnos, hoy tiene 620 chicos, 105 profesores, 7 celadores, 2 serenos, un auxiliar administrativo, un auxiliar en sección alumnos, dos bibliotecarias, 3 administradores de red, un servicio de orientación con 3 orientadores psicopedagógicos, un orientador social, una psicopedagoga, una asesora pedagógica, una psicóloga, 10 preceptores, un cargo de regente, un cargo de vicedirector y un director.

Además se comparte el edificio con el CENS 3-508, Emma de Zuccardi, que funciona en turno vespertino.

En este nuevo siglo la Comunidad de la Escuela Thays, continuará su obra con la perseverancia de las causas nobles y justas para engrandecer nuestra Patria, que tiene en su juventud la mejor promesa y que merece de todos nosotros el mayor y generoso de todos los esfuerzos.